Mi experiencia al Bogotá Wine and Food Festival: Cinco días, cinco sentidos, cinco estrellas.

Posted on Actualizado enn

IMG_0086En estos días, con el recuerdo aún fresco e intenso del Festival, he intentado varias veces de encontrar una clave significativa para expresar todo lo que he experimentado durante esta fantástica aventura.
Sólo al amanecer esta mañana he sido capaz de sintetizar todo en una frase, que he llamado la regla del cinco: “Cinco días, cinco sentidos, cinco estrellas”.
Sobre el significado del primer cinco no voy a extenderme mucho. Cinco días son la fórmula perfecta para un evento de este tipo, suficientes para una participación completa sin saturación.
Diferente y mucho más amplio y profundo es el significado del segundo cinco.
Como todos sabemos, el ser humano tiene cinco sentidos para percibir el entorno, relacionarse con otros seres humanos y experimentar diferentes sensaciones.
Durante todo el Festival, estos cinco sentidos han sido estimulados y exaltados sin descanso, involucrando todos nosotros en lo que me gusta llamar Luna Park de la comida.
10620615_854547814555268_5954065923103024634_nLa vista. Es casi imposible de recordar y describir todo lo que vimos en esos días; el riesgo de olvidar algo es grande.
Voy a comenzar, inevitablemente, con la comida. Admiré platos de diferentes países, presentados en unas formas a veces sencilla y a veces impecable, en línea con el local y el ambiente donde los disfrutabamos. Me sorprendieron, en particular, la comunicación multisensorial de los hermanos Roca, la multiplicidad de colores y culturas en la Feria Gastro Urbana y el clima cambiante de la hermosa ciudad que nos acogió.
El oído. Escuché palabras sencillas y cultas, pero siempre llenas de significado para aquellos que son apasionados de la cocina y todo lo que esta a su alrededor.
Cada uno de los famosos chefs que han hablado en las charlas del Festival me entregaron interesantes y novedosos conceptos, llenos de pasión y experiencia. Y toda la gente que conocí, jóvenes chefs, hermosas y profesionales periodistas, el fantástico equipo organizador, me regalaron siempre palabras amables y estimulantes.IMG_5510
El olfato. No se pueden olvidar todos los olores y aromas que nos han acompañado en esos cinco días. Ingredientes de todo tipo y de todas partes del mundo, en particular de Colombia. Hierbas, especias, carnes, verduras, pescado, frutas, vinos y, por último pero no menos importante, café; una mezcla inolvidable, que me acompañará por siempre.
El sabor. Sin dud10562643_855715931105123_5454361447108395214_oa el protagonista del BWFF. El resultado, en forma de platos sabrosos y refinados pero siempre diferentes, del trabajo incansable y apasionado de todos los chefs. Sabores simples, a veces complejos, que siempre reflejen la pasión, la experiencia y la creatividad de los que dedican sus vidas al estudio y la interpretación de este fabuloso mundo de la cocina.
Un verdadero Luna Park de la comida, donde los sabores simples y genuinos de la “Feria Gastro Urbana” y de la “Barbacoa”, se mezclaron a los sabores más sofisticados y complejos de “Lo mejor de lo mejor” y de “La Gran Degustación”, a las comidas saludables del “Desayuno salud y sabor” y del “Brunch del campo a la mesa”, dándonos siempre al final, la misma intensa percepción de satisfacción y valor.
IMG_0538El tacto. En esos días tocamos alimentos de todas las texturas, nos hemos dado la mano, nos abrazamos y besamos. Todo esto ha hecho que sea aún más intensa e inolvidable esta experiencia.
Cinco estrellas. Todo, en este festival, fue cinco estrellas: la comida, las relaciones humanas, la ciudad y, por supuesto, el Hotel que nos recibió.
No hay muchas otras palabras que se añaden a expresar las emociones que sentí durante el festival y espero haber sido capaz de transferirlas a todos ustedes.
Bogotá Wine & Food Festival: Nos vemos el año que viene!
Gracias a todas las personas que conocí en esos días, especialmente a Gaeleen Quinn, por el gran esfuerzo que está realizando para ofrecer a Colombia lo mejor de la cocina mundial y por la infinita confianza que ha tenido en este chef italiano itinerante.


Desde Italia a Colombia: La historia de un chef itinerante que va a participar al Bogotá Wine & Food Festival 2014.

Posted on Actualizado enn

IMG_5135 2Acabo de llegar de Italia a vivir a Colombia, sentado en la mesa de un restaurante en Bogotá con mi esposa Anita y Gaeleen Quinn y ella me dijo: “Quiero invitarte a participar a nuestro Festival, el Bogotá Wine & Food Festival 2014“.
Mi respuesta fue: “Bueno, es un festival que desde su primera edición seguía y soñaba hacer parte de él. Se llegó el día y es con mucho orgullo que acepto tu invitación”.
Así comenzó mi nueva aventura culinaria en este hermoso país, donde decidí traer mi experiencia como chef a domicilio adquirida a través de tantos años cocinando platos de todas la regiones de Italia en las casas de mis amigos y conocidos.
Y ahora estoy aquí en Bogotá, dos días antes del inicio del festival gastronómico más importante del país, orgulloso de representar a la cocina italiana, una de las más variadas y sabrosas del mundo.
Los contenidos que más me sorprendieron de este festival son:
– El fuerte deseo de dar a conocer a los colombianos las especialidades de los países con mayor tradición culinaria en el mundo, trayendo a Colombia algunos de los chefs más famosos.
– La valorización de la cocina y los chefs de Colombia.
– La iniciativa “Comer, Disfrutar, Experimentar y Donar”, que desde el momento en que se realizó el primer Festival en el 2011, ha permitido que el 100% del dinero obtenido por la venta de boletas de los eventos haya sido invertido en causas sociales.
No creo que hay muchas otras palabras que añadir, la nobleza de estos tres conceptos hablan por sí mismos.
Ahora tenemos solo que esperar para el miércoles 27 de agosto, el día de la inauguración de la BWFF.
Yo personalmente me esforzaré por dar “Lo Mejor de lo mejor”, la noche 28 de agosto, con el deseo de continuar mi proyecto de chef itinerante en las casas y compañías de los colombianos.